3 cosas increíbles que solo podrás hacer en Stromboli

Pasear de noche sin luz artificial

¿Sabías que no hay iluminación artificial urbana la Isla de Stromboli?

Así es, es la primera isla en el mundo en tener una ordenanza que prohíbe la iluminación artificial y está completamente oscura por la noche. Esta oscuridad lo convierte en uno de los mejores lugares para observar las estrellas del mundo.

Pasear de noche por Stromboli es una experiencia única e inolvidable. La isla está llena de energía, es un lugar mágico donde puedes sentir la presencia de la naturaleza, uno tiene la sensación de que el tiempo se ha detenido. El aire está en calma y el silencio es ocasionalmente roto por algún motocarro típico de la isla. Se oyen los sonidos del volcán: el rugido sordo del magma que se mueve en las profundidades y el estallido de las rocas en cada erupción de lava.

¡Intenta dar el paseo sin encender la linterna del móvil!

Ver el atardecer en la Sciara di fuoco

La Sciara di fuoco es la ladera por donde cae la mayoría de material que expulsa el Stromboli, traducido significa «Escalera de fuego».

Pocas cosas hay tan impresionantes como presenciar la puesta de sol desde aquí. A medida que el sol se hunde en el horizonte y aumenta la oscuridad, mejor se observa la lava saltando a poco más de 500 metros sobre nuestras cabezas. El estruendo de las explosiones solo te dejará expresarte a modo «oooooh!!!»

Actualmente, las excursiones hasta los miradores desde los cuales se puede ver el espectáculo solo son accesibles con guía. Os recomiendo que a la vuelta cenéis en una de los restaurantes más impresionantes en los que puedes estar, «Osservatorio», tendréis que avisar al guía de que no volvéis con él ya que la ruta pasa justo por al lado (no vaya a creer que ha perdido a alguien).

Cenar en el restaurante «Osservatorio»

Restaurante Osservatorio

Esta experiencia realmente puede ser doble si decides ir en los minibuses que ofrece el restaurante para llegar. Este restaurante está alejado del pueblo, aquí podéis ver la ubicación, y por ello ofrecen dichos minibuses y cuando digo mini es «son muy minis» ya que solo caben 7 personas, de no ser así, no cabrían por los senderos que usan a modo de autopista. Os lo aseguro, no vais a ir por caminos tan estrechos y tan rápido en un vehículo tan rozado (bueno sí, a la vuelta de la cena).

La otra experiencia no es la cena en sí, aunque la comida está buena, lo impresionante es estar comiendo a la luz de las velas, observando y escuchando las explosiones del volcán.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.